Please Wait...

La Práctica del musicoterapeuta es fundamental

By Cecilia Barrios

Mar 21 2015

Muchos alumnos de masters en musicoterapia a distancia llegan a comprar mis cursos de musicoterapia práctica en Barcelona,  con la finalidad de aprender, exponerse e investigar posibles casos prácticos, ya que se dan cuenta de que les falta desenvoltura y entrenamiento para enfrentarse a un grupo determinado de usuarios.

“Toman consciencia que es de vital importancia saber enfrentarse a diversos tipos de grupos, personas y ámbitos de trabajo”.

La práctica favorece la adquisición de las habilidades propias que tanto un musicoterapeuta titulado, como estudiantes de musicoterapia, necesitan adquirir, para enfrentarse con éxito, no sólo a un grupo de usuarios, sino que también en muchos casos a sus propios compañeros de trabajo o jefes, para poder expresar y comunicar que un musicoterapeuta tiene funciones dentro de un equipo interdisciplinario, que van mucho más allá  que hacer cantar, bailar, entretener o divertir.

La teoría es indiscutible, como también la lectura y estudio amplio de la bibiliografía existente en español e inglés sobre musicoterapia,  y que otros profesionales musicoterapeutas nos ofrecen.

Como es el caso del reconocido musicoterapeuta argentino, Gabriel F. Federico.

“Musicoterapeuta con amplia aportación y experiencia al ámbito de la musicoterapia prenatal.”

No obstante la realidad a la que se enfrenta el musicoterapeuta cuando va a sus sesiones, no sólo tienen que ver con su desempeño profesional, sino también con otros factores que también influyen y son importantes tener en cuenta para la calidad del trabajo.

Algunos de esos factores son:

*Conocer el espacio de trabajo.

*Contar con una buena dotación de instrumentos musicales y saber ejecutarlos.

*Tener buena relación con el equipo interdisciplinario.

*Contar con un buen equipo de música.

*Saber interactuar a nivel de grupo y asistir también a las demandas individuales de cada persona.(es recomendable trabajar con un co-terapeuta o ayudante).

*Saber dinamizar un grupo de niños, adultos, ancianos y  tener en cuenta que en muchas ocasiones trabajamos con patologías o enfermedades severas.

*Tener herramientas musicales, juegos, dinámicas en su haber para poder introducirlas o modificarlas según haga falta.

*Manejarse bien con la improvisación para poder ser flexible y adaptarse a los cambios.

*Saber claramente que objetivos desea alcanzar en cada caso y utilizar las herramientas de planificación que existen para tal fin.

*No tener miedo, ni vergüenza a cantar, bailar y moverse con libertad.

Todos estos puntos y muchos más, forman parte del proceso individual de aprendizaje de cada persona dedicada a la ayuda mediante el uso de la música.

 Estos son algunos de los elementos que ahora mismo se me ocurren y que puedo citar con gran conocimiento de causa, ya que por mi mera experiencia y  contacto con mis alumnos, día a día lo vivimos y comentamos  una y otra vez…

A lo cual añado:  Es hermoso ver y experimentar como la música fluye libre, natural y única, trabajando con cada persona y grupo, y eso es arte, técnica y entrenamiento.

En los cursos de introducción a la musicoterapia práctica, ofrecemos  un espacio de experimentación y exploración de todas las potencialidades del alumno para que encuentre en sí mismo,  y con nuestro acompañamiento, las herramientas propias e innatas, necesarias para desenvolverse cuando tenga que estar frente a su  grupo de trabajo, mostrarse musicalmente y trabajar para extraer el ser musical de quien o quienes tiene en frente.

Si estás interesado en la musicoterapia ya sea como profesión o como herramienta de autoconocimiento y crecimiento tanto personal como profesional, te sugiero mires y escuches este vídeo en donde te cuento como trabajamos.

También te invitamos a leer más sobre esta profesión en nuestra revista online especializada en musicoterapia.

Un abrazo musical y hasta la próxima.

Cecilia Barrios